La fotografía médica es una técnica de imagen no invasiva que se utiliza con fines diagnósticos, de monitoreo y educativos. En la actualidad, la fotografía  ha pasado a formar parte del bagaje que portan en los maletines los cirujanos plásticos y estéticos. A diario acontecen situaciones para realizar fotografías, no sólo en la consulta, sino también en el antequirófano o en el campo quirúrgico. Las fotografías permiten planificar cirugías, explicar detalles de las mismas o del resultado al propio paciente, evaluar resultados, realizar docencia, protegerse legalmente, atestiguar lesiones para las compañías de seguros y, cómo no, compartir información con otros colegas tanto en tesis, congresos…

Ejemplo: Cirugía esterilización de un gato en una clínica veterinaria